miércoles, 26 de noviembre de 2008

LA GUAPA DEL CAMIÓN

Fue una labor titánica.

Diario veía el mismo camión, muy cerca de Metro Tacubaya.

Tenía a la diosa plasmada. Tenía a mi Ana Serradilla, posando para la campaña de colchones Seally.

Pero yo nunca traía cámara.

Hasta que un día me dije: "¿Somos hombres o payasos? ¿Acaso no vamos a conseguir esa imagen?"

Mi otro yo me dijo: "Deja de hablar conmigo mismo y ve por ella, antes que sea demasiado tarde".


Despúes de una prueba de ensayo y error (al ver el camión estacionado nuevamente otro día, saqué la cámara, compre unas pilas Rocket en la banqueta, lo cual irremediablemente llevó a que las famosas baterías de malísima calidad no aguantaran más de dos "tiros" fallidos de mi cámara).


Finalmente, lo logré. Claro que el chofer debió pensar que yo era una especie de pervertido o de secuestrador que le estaba tomando fotos a su unidad, sin permiso.
Al subir estas fotos, acompañadas de un still de la campaña publicitaria en televisión, no pude evitar tener un escalofrío o dudar en subir este post.
¿Es el principio de una obsesión?
¿Estoy muy enfermito de la choya?
¿O es amor puro?
L'amour....l'amour...


2 comentarios:

Carlos Aguilar dijo...

Es extraño, pero aunque reconozco que hay mujeres más bellas que Ana Seradilla (sí Tovalín, admitelo), el suyo es un hermoso rostro al que nadie podría resistirse... Aprovecho para decirte que sí, sí estas mal de la chompeta...

Jorge Tovalín González-Iturbe dijo...

Ahhh, otro conocedor...bien, bien...