jueves, 25 de junio de 2009

CAMINANTE LUNAR

Desde hace unos dos años decidí resetear este blog y en vez de usarlo para escribir cosas deprimentes, preferí volverlo una especie de álbum personal en el que sólo hablaría de las cosas más divertidas y agradables de mi vida.

Hoy será la excepción.

Acabo de colgar el teléfono. Del otro lado estaba mi querida Pucca, realmente triste por la muerte de Michael Jackson (a quien tuvo oportunidad de ver en su gira Dangerous, hace mil años) .

Eso me acabó de desbaratar, pues sin ser un megafanático de Jacko, toda la vida me ha gustado mucho su música, y en meses recientes he agarrado la costumbre de escuchar canciones suyas en el trabajo. Lo chafa es que en mi lugar de trabajo todo mundo agarró la noticia de cotorreo y de forma divertidamente cruel. Creo que nadie se acordó de que Jackson tiene tres hijitos.

También me llega el recuerdo de un par de amigas de la adolescencia, fanáticas del Rey del Pop. Imagino estarán despedazadas. Y también recuerdo cómo me gustaba jugar el arcade de Moonwalker con mi hermana (de hecho, de vez en cuando lo juego en las maquinitas del Metro Insurgentes y sigo disfrutándolo a lo bruto).

Le decía a Pucca que ya sé cómo se sintieron los seguidores de Elvis o de Lennon al momento de su muerte. De este tamaño es Michael Jackson, con todo y sus enormes broncas y errores.

Ahora voy a ver a mi niña rana, pues la verdad ambos necesitamos de un abrazo. Qué le vamos a hacer....somos terriblemente cursis.

1 comentario:

Chux dijo...

Es curioso, a mí me tocó de Dangerous para acá, con el video ese de Black or White, donde salía Macaulay Culkin rapeando y se escuchaba la guitarra de Slash. De hecho me acuerdo que por eso busqué como loco el concierto de esa gira, para ver a Slash. Sin embargo un ogro musical defendió como si se tratara de la hostia sus primeros discos, fue el grinchito canadiense llamado Kicachu. De ahí aprendí que este cuate había hecho cosas bien chidas en los ochenta tanto que hasta varios guitarristas virtuosos se habían subido a palomear y a colaborar. No sé en qué consista la fascinación por este personaje, a mí su rollito de negrito bailaor como que no me prendió nunca, y cuando vi Thriller en MTV Clásico, no me impactó nadita. Creo que era porque estaba en la época del Grunge y estaba sumido hasta el cuello en el movimiento. Es raro, a mí no me pegó tanto como a ustedes su deceso, sólo recuerdo que en ese juego lanzabas sombreros o algo así. En fin, sufran con paciencia.